17 semanas. Cuatro meses y poco

Ayer cumplí las diecisiete semanas. Esta semana no ha sido para echar cohetes precisamente.

Empecé la semana con unos cólicos de gases tremendos, para quien nunca los ha sufrido, ¡son terriblemente dolorosos! En la vida me hubiera imaginado que unos gases pudieran doler tanto. Es de esas cosas que hasta que no te pasan viven ignorando completamente feliz.  Luego cuando te pasa empiezas a buscar información y resulta que a casi todo el mundo le ha pasado o conoce a alguien. ¡Si hasta ha habido gente que se ha ido al hospital pensando que era un infarto!En fin, para variar son pocas las cosas que puedes tomar y si tienes dificultades para expulsarlos como es mi caso (como odio a esa gente pedorra que solo tiene que levantar la pata!) pues no te queda más remedio que sufrirlos en silencio como si fueran unas vulgares almorranas. (O no tan en silencio, depende de tu umbral de dolor).

Una vez superado los cólicos  no se sabe si gracias a las infusiones de hinojo y manzanilla con anís o si a las extrañas posturas que te recomiendan que adoptes, tuve unas horas de nauseas, me sentó mal la cena y me fui a dormir fastidiada. Al día siguiente para variar amanecí con migraña. Dos días jodida, sobretodo ayer que me lo pase dormitando en el sofá intentando permanecer a oscuras y en silencio, tomando paracetamol cada siete horas. A medía tarde recordé que unas de las pastillas que tomaba para la migraña tienen cafeína  y es que hay migrañas que mejoran con la cafeína  Como prácticamente no tomo café desde que estoy embarazada pensé que por probar no me iba a pasar nada, así que sobre las siete de la tarde me tome un café con leche. ¡Mano de santo, a la hora ya se me había pasado!

Estoy pensando que igual las migrañas que me dan es porque me baja la tensión y que al tomarme el café está subió, lo que haré a partir de ahora es tomarme la tensión cuando me den las migrañas. Afortunadamente tengo en casa un aparto de estos de tomar la tensión, era de mi padre que se compraba todas las tonterías del mundo, no creo que sea demasiado fiable pero para tener una orientación supongo que servirá, si tengo migraña y veo que la tensión está baja, probaré con un café y a ver si hay suerte.

La única pega… que después de cuatro meses sin tomar café, uno a las siete de la tarde ha hecho que me pase toda la noche en vela, hasta las seis de la mañana he estado con los ojos como platos…

En fin, espero que la semana que viene sea mejor que esta porque como veréis no me he privado de nada!

2 thoughts on “17 semanas. Cuatro meses y poco

  1. Pues me identifico con tus migrañas porque yo nunca había padecido de dolor de cabeza y ahora con el embarazo ya me ha tocado sufrirlas 3 ó 4 días y la verdad es que son horribles. Yo no me toménada y las pasé así a pelo tirada en el sofá a oscuras pensando que me estaba dando un aneurisma o algo peor, jaja… en cuanto a los gases no me han dado cólicos como a tí, aunque si tengo más que antes de estar embarazada. yo estoy en la semana 23 y prepárate porque ahora yo he empezadocon la acidez y los ardores… Menos mal que después de todo ésto nos van a dar un bebé suave y blandito que hará que se olviden todas estas cosas!!! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *