Re-educando a Froi.

Froi es un perrete que acaba de cumplir once años. Siempre ha tenido un carácter fuerte, durante muchos años hemos compartido casa sólo él y yo, nos teníamos el uno al otro y a nadie más. Dormíamos juntos, nos sentábamos en el sofá juntos, siempre tenía comida disponible. Cuando vinimos a vivir a Tudela pues fue lo mismo pero se nos unió Juanjo.

Esto era lo habitual, estar en el sofá y el acurrucado junto a nosotros.

Tudela de Duero-20121105-00392

 O estar trabajando en el ordenador y no parar de llorar y de pedir hasta que conseguía lo que quería, que lo cogiera en brazos

Tudela de Duero-20121101-00378

Como mucho a veces conseguía que se quedara quieto si le ponía la cama en una silla y pegada a mi

Tudela de Duero-20121118-00407

Otra postura habitual, en el sofá encima mio

Tudela de Duero-20130206-00515

O cómodamente repanchingado

Tudela de Duero-20130316-00551

Desde hace unos mese estaba bastante dominante, empezaba a intentar imponerse demasiado, estaba demasiado “rebelde”. No tenemos muy claro si porque es cierto que notaba el embarazo o que se hace mayor y se está volviendo más gruñon, o simplemente es que se estaba tomando “demasiadas confianzas”. Puede que una mezcla de todo. Cuando empezó a mear en zonas prohibidas sin motivo y con “chulería” llegó al límite.

Así que en previsión a la llegada del bebe, hace un mes que empezamos un proceso de re-educación. Básicamente lo que hemos hecho ha sido quitarle privilegios para “bajarle los humos”.

Prohibido subir a nuestra cama, ahora duerme en su cama en el pasillo, para ello hemos puesto una barrera en la entrada de la habitación.

Prohibido subir al sofá en el que solemos estar, si que se le deja que suba al sillón.

Retirada de galletas premio, hasta ahora todo lo hacía a base de “sobornos”. Ahora en lugar de galletas para perros tenemos “picos” que son una especie de biscotes o trozos de pan duro (le encantan igualmente) y se usan menos sobornos.

Apertura de puertas y menos control. Lo explico. Hasta ahora la manera que teníamos de evitar que la liara era tenerlo permanentemente vigilado, no dejarlo solo en una habitación porque en el momento que estaba solo, la liaba (o lo intentaba). Es decir que si me iba a la cocina, lo hacía venir conmigo, si estaba en la salita lo hacía estar conmigo, si me subía al despacho lo mismo y la puerta cerrada o barrera para tenerlo controlado. La forma fácil de conseguir que entrara era a base de sobornos.

Resultados que hemos notado después de casi un mes:

Está mucho más tranquilo, aprendió rápido que ahora al sofá no se sube. Cierto es que lo intenta de vez en cuando (es muy dominante y no va a ceder así por las buenas). En estos casos se le empuja con suavidad para que baje, sin decirle nada.

Se deja tocar con más docilidad, últimamente ibas a acariciarlo y reculaba, no se dejaba tocar, ahora está más sumiso, como dice Juanjo uno no aprecia lo que tenía hasta que lo pierde.

Obedece un poco mejor, antes ponerle la correa para salir a la calle era un show, no se dejaba coger, por mucho que le dijeras que viniera no hacía caso porque se ponía a jugar y había que sobornarle para que viniera. Ahora remolonea un poco pero viene.

Estamos llegando a la conclusión de que las galletas que le dábamos tenían algún componente que lo excitaba, ahora al tener menos premios y ser estos de pan puede que también haya influido algo.

Solo ha meado fuera del tiesto una vez. Supongo que aún le puede su instinto dominante.

Al dejarle las puertas abiertas decide el mismo en que parte de la casa quiere estar, parece que esto le tranquiliza más que verse encerrado en una habitación, tiene una cama en la cocina, otra en la sala de estar – comedor y otra en el rellano de la planta superior. Pasa mucho rato en la cocina.

Los intentos de llamar la atención cogiendo cosas han bajado mucho, excepto los zuecos de trabajo de Juanjo, que les tiene adoración.

Las primeras noches noches apenas protestó por quedarse en el pasillo, a partir de la cuarta o quinta noche si que ha habido alguna protesta, algún lloriqueo que ha parado cuando ha visto que no conseguía nada. Hasta hace tres noches no había intentado entrar en la habitación y al final lo consiguió  pusimos mal la barrera y se coló, se le dejó entrar y estar en la habitación mientras no intentara subir a la cama, en cuanto lo ha intentado al pasillo y barrera puesta. La idea era dejarle entrar siempre y cuando no se suba a la cama, si se sube, fuera. La noche siguiente llegamos a la conclusión de que no había  sido buena idea, le dejamos entrar, estuvo prácticamente toda la noche en su cama, cuando intentó subir se le sacó de la habitación y se volvió loco, no a paró de rascar y de llorar para intentar entrar, al final tuvimos que ponerle la correa para que se calmara (en cuanto le pones la correa se somete y se tranquiliza, pero claro no es plan te tenerlo atado todo el tiempo), así que hemos dado un paso atrás, decidimos que a partir de ahora barrera en la puerta de la habitación.

Esta noche parece que ha ido mejor, como a aprendido a saltarse la barrera y era tarde no teníamos ganas de ponernos a hacer inventos así que le hemos dejado que entrara en la habitación, solo ha hecho un intento de subir a la cama y se ha pasado la noche en su cama en el pasillo o en la alfombra de la habitación. De momento si no hace intentos de subir a la cama lo dejaremos así. Ya veremos que pasa mañana…

En definitiva, está mucho más tranquilo, más obediente (dentro de lo que cabe) y más independiente, se tumba a su aire y “pasa” más de nosotros.

Supongo que está bien, pero tengo la sensación de que la que ha salido perdiendo he sido yo, a mi me gustaba dormir con  él acurrucado en la pancha o tumbarme en el sofá con él encima. En fin, si es lo mejor para que esté más tranquilo, me aguantaré.

 

18 semanas. Cuatro meses y medio

Pues ya ha pasado otra semanita más. Esta mucho mejor que la anterior, solo algún ligero dolor de cabeza.

Y parece que si, hay alguna relación entre las migrañas y la tensión, cada vez que me duele tengo la tensión baja, se lo comentaré al médico cuando vaya, de momento si es por la mañana me tomo un café y si ya es por la tarde intento comer algo que me suba la tensión, la migraña no desaparece del todo pero el dolor se mitiga bastante.

Quitando esta pequeña molestia y algo de ardor de estómago, el resto de la semana como una rosa, no me quejo que hay quien lo pasa mucho peor.

Otra cosa que estoy intentando controlar es el peso, ya tengo algunos kilos de sobra cortesía de los amarguillos y mazapanes de estas navidades (es que estar casada con un pastelero es MUY jodido) así que intento controlar las comidas, como de todo pero raciones más pequeñas. Por dos motivos, primero y principal es porque así las digestiones son más ligeras, sobretodo por la noche, como me pase un poquito luego lo paso fatal, y segundo para no pasarme con el peso. Lo que si que intento hacer son cinco comidas, es decir que a media mañana y a media tarde intento comer algo.

De momento creo que voy bien, no llega a un kilo lo que he aumentado desde que controlo el peso, supongo que dentro de poco la cosa irá a más.

Mi barriga ya va tomando forma, cada día va creciendo y aunque vestida aún puede pasar desapercibida espero que dentro de poco ya no sea posible disimular 🙂 Además esta semana hemos comprado ya el carrito y hemos empezado a despejar la habitación que será para el bebe y a planificar que muebles vamos a poner. De momento vamos a aprovechar varios muebles que ya tenemos haciéndoles un lavado de cara, seguramente excepto la cuna el resto de muebles los tenemos ya. Y además ya hemos decidido el color de la habitación, naranja! (bueno, los muebles blanco con detalles en naranja, tampoco es cuestión de pasarse :D)

 

¡Habemus carrito!

Si, somos conscientes de que es un poco (bastante) pronto, pero es que hemos encontrado el carro que creemos nos va ideal y a un precio de oferta que nos ha parecido muy interesante, no ha llegado a los trescientos euros, y eso viendo los precios que hay por ahí es muy muy barato.

No teníamos muy claro si el capazo iba a ser práctico o no porque realmente se usa muy poco tiempo y luego es un trasto. Vimos en una tienda una opción que nos gustó y nos pareció la más práctica, un capazo convertible en sillita (o sillita convertible en capazo, tanto monta, monta tanto). El que vimos en la tienda tenía un precio similar al que hemos comprado pero no incluía el grupo 0 (el huevin del coche).

Buscando por Internet (como no) encontramos este modelo. También es convertible, es decir que el capazo se convierte en silla, las opiniones que hemos visto de él son todas favorables y además este incluye en el precio el huevin. Así que viendo que era una oferta que estaba bastante bien (un 40% de descuento) y que no sabíamos hasta cuando estaría la oferta, hemos decidido que aunque es pronto, ya que es un gasto que se ha de hacer, nos lanzamos ya. La semana que viene o la otra (por esto del parón de Semana Santa) ya lo tendremos aquí.

Este es el cochecito con el capazo, estaba también en negro, pero en gris y rojo es más alegre.

cochecito01

Convertido en sillita:

cochecito02

Y el huevin para el coche, es grupo 0+ (atención al +) esto quiere decir que sirve hasta los 13 kilos y luego ya se puede pasar a una sillita de grupo 1.

cochecito04

También hemos comprado una sombrilla:

 sombrilla

Y un colchón para el capazo, para que el bebe vaya más cómodo.

colchon_capazo

Además le tenemos (tengo) echado el ojo a esto:

bolsocarro bolsocarro02

Milagrosamente no es caro (26 euros) que hasta ahora todos lo que he visto rondaban los 100 euros, hace juego con el cochecito y lo más importante, ¡TIENE MUCHOS BOLSILLITOS! (los que me conocen saben lo que me pirro por los cajoncitos y los bolsillitos :D)

Ropita

Ayer estuvimos en el Carrefour, han abierto una sección de outlet y estuvimos echando un vistazo, compramos unos paquetitos de 3 bodies a 3 euros, estaban rebajados al 50%.

Compramos dos paquetes, en total seis, nos salió a euro el body, según como se ensucie ni se lava, se tira y listos!

Son talla 0 y son diminutos, son aún más pequeños que los que compramos del Lidl. Me encanta verlos, cada vez que veo ropita tan pequeña no lo puedo evitar, me entra la risa tonta. No queremos comprar muchas cosas de talla recién nacido porque dicen que se quedan pequeñas enseguida, pero tampoco queremos comprarlo todo talla grande porque aunque se pueden doblar las mangas si la prenda es muy grande es incómoda para el bebe. Por este precio creo que merecen la pena.

bodies

Como se puede ver en la foto compramos un paquete en tonos rosas y otro en tonos celeste, eran los dos únicos colores que habían y como el tema del rosa para niña, celeste para niño creo que ya ha quedado claro que nos importa un pito, sea lo que sea va a llevarlos todos.

Con unos cuantos leotardos y unos cuantos pijamas no creo que para el primer mes necesitemos mucha más ropa, luego ya iremos comprando tallas más grandes para cuando vaya creciendo.

 

 

17 semanas. Cuatro meses y poco

Ayer cumplí las diecisiete semanas. Esta semana no ha sido para echar cohetes precisamente.

Empecé la semana con unos cólicos de gases tremendos, para quien nunca los ha sufrido, ¡son terriblemente dolorosos! En la vida me hubiera imaginado que unos gases pudieran doler tanto. Es de esas cosas que hasta que no te pasan viven ignorando completamente feliz.  Luego cuando te pasa empiezas a buscar información y resulta que a casi todo el mundo le ha pasado o conoce a alguien. ¡Si hasta ha habido gente que se ha ido al hospital pensando que era un infarto!En fin, para variar son pocas las cosas que puedes tomar y si tienes dificultades para expulsarlos como es mi caso (como odio a esa gente pedorra que solo tiene que levantar la pata!) pues no te queda más remedio que sufrirlos en silencio como si fueran unas vulgares almorranas. (O no tan en silencio, depende de tu umbral de dolor).

Una vez superado los cólicos  no se sabe si gracias a las infusiones de hinojo y manzanilla con anís o si a las extrañas posturas que te recomiendan que adoptes, tuve unas horas de nauseas, me sentó mal la cena y me fui a dormir fastidiada. Al día siguiente para variar amanecí con migraña. Dos días jodida, sobretodo ayer que me lo pase dormitando en el sofá intentando permanecer a oscuras y en silencio, tomando paracetamol cada siete horas. A medía tarde recordé que unas de las pastillas que tomaba para la migraña tienen cafeína  y es que hay migrañas que mejoran con la cafeína  Como prácticamente no tomo café desde que estoy embarazada pensé que por probar no me iba a pasar nada, así que sobre las siete de la tarde me tome un café con leche. ¡Mano de santo, a la hora ya se me había pasado!

Estoy pensando que igual las migrañas que me dan es porque me baja la tensión y que al tomarme el café está subió, lo que haré a partir de ahora es tomarme la tensión cuando me den las migrañas. Afortunadamente tengo en casa un aparto de estos de tomar la tensión, era de mi padre que se compraba todas las tonterías del mundo, no creo que sea demasiado fiable pero para tener una orientación supongo que servirá, si tengo migraña y veo que la tensión está baja, probaré con un café y a ver si hay suerte.

La única pega… que después de cuatro meses sin tomar café, uno a las siete de la tarde ha hecho que me pase toda la noche en vela, hasta las seis de la mañana he estado con los ojos como platos…

En fin, espero que la semana que viene sea mejor que esta porque como veréis no me he privado de nada!

16 semanas. Cuatro meses

Pues si, a lo tonto a lo tonto ya hemos llegado a los cuatro meses.

Ya se empieza a notar la pancha, mucha gente en el pueblo ya se ha enterado, bien porque se lo hemos dicho nosotros o bien porque les ha llegado. Ahora no es raro que nos paren por la calle para felicitarnos 🙂

Hay una pregunta que nos hace todo el mundo, no falla ¿Ya sabéis que es? Pues no, no sabemos que es, primero y principal porque es muy pronto, la única ecografía que me han hecho es la que publique en la semana 12, si esa en la que solo se ve una especie de cacahuete borroso. Va, la pongo aquí para que no tengas que ir a buscarla, esta:

Tudela de Duero-20130218-00528

Si alguien, viendo esto, es capaz de decirme si el goa’uld es niño o niña merece un premio, si apenas se ve donde está la cabeza como se va a ver si es rosa o clavel?

Y segundo, el padre de la criatura no quiere saber lo que es hasta que nazca, no sé porqué, pero así es. A mi personalmente me da lo mismo que sea niño o niña. Así que habrá que esperar hasta que nazca para saberlo. Eso si papá aguanta la presión, porque la gente parece insistente con el tema. Y si nos acordamos de avisar en cada ecografía, que parece ser que ahora ya ni te preguntan si lo quieres saber o no, ya verás como algún despistado nos spoilorea…

El principal argumento es que así sabremos que ropa comprar… a ver, que me parece fenomenal la gente a la que le gusta vestir a las niñas de rosa y a los niños de celeste, pero la gente que nos conoce, ¿Tengo yo pinta de ser de las que visten a las niñas de rosa y con lazos o a los niños de celeste?¿La tiene el padre que quiere sacar a la criatura del hospital vestidos ambos de esta guisa?

No saber si es niño o niña no nos va a impedir comprar ropa, afortunadamente además del rosa y del celeste existen muuuchos colores, rojo, verde, amarillo, morado, naranja, blanco, beig, violeta, marrón, lila, azul (no celeste), granate… más colores aquí:  http://es.wikipedia.org/wiki/Lista_de_colores así que no creo que tengamos problemas para encontrar ropa.

Respecto a lo de comprar vestidos y ropa de niña o ropa de niño, la intención es no llenarnos de muchos trastos, para los primeros meses creo que el bebe estará más cómodo con bodys, leotardos y pijamas, no voy a poner tejanos a un bebe de dos meses y vestidos tampoco, así que una vez haya nacido ya habrá tiempo de ir a comprar ropa y de elegir.