Peleles

Realmente no sé si se llaman peleles o como se llaman, llevaba tiempo buscando algo así, son unos pantaloncitos con pie. Creo que serán prácticos para estar en casa, con un body y uno de estos pantaloncitos con algo encima (que aún no tengo) si hace frio creo que será suficiente. Y si no hace frio con el body y el pelele será bastante.

Estos de H&M compramos de dos tallas, estos son de un mes:

peleles02

 

Y estos de 4 a 6 meses:

 

peleles01

 

Ahora solo queda encontrar alguna parte de arriba 🙂

 

Visita a urgencias

El sábado por la tarde me dió un dolor en el costado, bastante punzante, pensé que eran gases otra vez y que ya se pasarían, antes de irnos a dormir se me pasó.

El domingo por la mañana volvieron los pinchazos, al rato se fueron, pero ya por la tarde empecé a mosquearme, el dolor era siempre en el mismo lado. Así que llamamos a urgencias, vino una médico y una enfermera a casa y después de mirarme me derivaron al hospital, los pinchazos eran justo donde está el apéndice, así que para asegurarse de que no era nada grave, mejor me miraban allí. Fuimos con el coche, aunque nos dieron la posibilidad de ir en ambulancia, no estaba tan mal como para eso, así que no hizo falta. (Habría sido mi primer viaje en ambulancia :D)

En el hospital me atendieron muy bien, ya estábamos llegando y el dolor había remitido mucho, apenas tuve que esperar, no sé si porque los pacientes que habían ya estaban atendidos o si por ser embarazada con pinchazos en el costado te miran antes, el caso es que nada más llegar me atendió un médico, al los 10 – 15 minutos me examino otra médico muy atenta, para varias y siguiendo con mi tradición, fue entrar en el hospital y apenas me dolía…

Finalmente me hicieron unos análisis de sangre y orina. Me pusieron una vía con suero (mi primera vía, chispas) y mientras esperábamos los resultados de los análisis tanto los médicos que me habían atendido como las enfermeras pasaban cada poquito para ver como estaba, te dejan esperando en lo que llaman la sala de butacas, que es una sala con unas butacas donde estábamos todos los que no están tan graves como para ingresar pero no tan bien como para irse a casa. El dolor ya había desaparecido y la verdad me sentía un poco tonta, me entraban ganas de que me volviera solo para que vieran que de verdad eran unos pinchazos de esos que te dejan retorcida de dolor…

Finalmente vino uno de los médicos y nos dijo que había salido que tenía una infección de orina, y cuando pensábamos que ya nos mandaban para casa vino un enfermero con una silla de ruedas y me subieron a la cuarta planta que es donde está la planta de maternidad (mi primer viaje en silla de ruedas, chispas). Allí me pusieron en monitores, la verdad es que había oído hablar de eso de los monitores pero no tenía ni idea de que era. Te ponen unos sensores en la pancha sujetos con unas gomas y controlan los latidos del bebe y si hay contracciones. El resultado va saliendo en un papel, como los electros. Allí estuve sola porque a Juanjo no le dejaron entrar.

Me gusto mucho como trabaja el personal de esta planta y me dejó un poco más tranquila, al fin y al cabo será allí donde nazca mi niña y me tiene un poco inquieta como tratarán los partos allí, por lo que pude ver las enfermeras son muy amables.

Luego me atendió una ginecóloga que me hizo dos ecografías, una vaginal para ver el cuello del útero y otra “normal” para ver si todo iba bien. Me confirmó que todo estaba correcto, volvió a ver una niña (ya van tres de tres), placenta bien y liquido bien también.

Me recetó unos antibióticos, reposo moderado y paracetamol si me volvía a doler. Y por fin ya me dejaron irme a casa.

Tengo que decir que el trato de todos los médicos y enfermeros del Hospital Clínico de Valladolid,  fue estupendo, incluso cuando estaba en la planta de arriba llamaron desde abajo para preguntar por mi, cosa que la verdad se agradece, cuando entras en un sitio tan grande no te resulta extraño ser un número más y detalles así son los que demuestran que la gente que trabaja en los hospitales no están ahí solo por trabajo, sino por vocación (y más con la que les están cayendo ahora con los recortes) así que desde aquí, muchas gracias por atenderme tan bien!

Sonajero Fisher price

Hace unos días me llegó el sonajero de Fisher price, en principio tienes que ir a buscarlo, pero después de ir a recogerlo al ToysRus y decirnos que no les quedaban, nos dieron un teléfono al que llamar para que nos lo mandaran a casa.

Así lo hice y a los pocos días llegaba por correo certificado. Es este:

sonajero

La verdad es que se ve muy chulo, tiene un espejito en el centro y como un bordeado de telas.

Puedes pedir uno aquí:

http://www.fisher-price.com/es_ES/sweeps/2013/ESOverjoyed/sweepslanding.html

Visita a la matrona

Hoy tocaba visita a la matrona, como el médico da las citas cada mes y medio, la matrona me ve cada tres semanas.

Me ha pesado, de momento bien, no hay bronca 😀 me ha tomado la tensión, bien también y hemos oído los latidos del corazón, esta vez se escuchaban muy bien. No s ha dicho que alba estaba de cabeza, no entiendo como puede saberlo sobando simplemente la pancha 😀 supongo que buscan la cabeza.

Nos ha dicho que las clases de preparación al parto empiezan a primeros del mes que viene y que nos llamará para decirnos exactamente cuando empiezan.

Parece se que en principio van solo mujeres pero que las parejas pueden ir también, que si no se sienten incómodos entre tanta mujer que no hay problema. A mi me gustaría mucho que Juanjo pudiera asistir, al fin y al cabo es algo que también le incumbe a él. Tenemos que aprender los dos a ser padres y cualquier información es buena, mejor oírla de primera mano.

preparacionparto

Teniendo en cuenta que Juanjo suele estar como pez en el agua entre mujeres no creo que tenga ningún problema ni que le importe ser el gallo en el gallinero, así que espero que pueda venir a las clases. Supongo que muchos hombres se agobian siendo pocos y mayoría de mujeres o piensan que eso son cosas de mujeres y no quieren participar o no pueden asistir por temas de trabajo. Es una pena que se pierdan una preparación para algo tan importante.