Resaca navideña

Ya han pasado unas semanas, hemos vuelto a la normalidad.

Estas navidades han sido un poco estresantes, empezamos con la feria de navidad en el pueblo, Juanjo montó puesto y aunque estábamos a 50 metros de casa, las idas y venidas de casa al puesto durante dos días se hicieron notar.

Luego la visita de los tíos Rosa y Joan para Nochebuena y Navidad, que no es que dieran mucha guerra porque son bastante independientes y muy respetuosos, solo fue un cambio de rutinas y la novedad de más gente en casa.

Y una vez pasados reyes, viaje a Valencia a conocer al resto de la familia, que mi hermana, sobrinos, tíos y primos aún no conocían a Alba. Hasta mi madrina, a la que hacía unos 35 años que no veía vino a conocer a Alba. Un vaivén de gente, cada día visitas nuevas. Que no es que fueran muchas porque mi familia es bastante pequeña, pero fue lo suficiente para que Alba acabara agotada.

Y eso que ya tenía 4 meses cumplidos. No me quiero imaginar como puede acabar un bebe recién nacido con el mismo o más trajín que el que llevó Alba, que le ha costado varias semanas recuperar el ritmo. Afortunadamente Alba cuando nació no sufrió ese estrés porque nuestras amistades fueron muy respetuosas con las visitas y hasta que casi no cumplió un mes nadie vino a casa. Creo que es algo que mucha gente no respeta, un bebe que acaba de nacer necesita tranquilidad y una recién parida lo que menos necesita es tener que preocuparse del café de las visitas. Insisto nosotros en ese sentido tuvimos suerte, no solo porque en el hospital recomendaron que nada de visitas los 15 primeros días, si no porque todo nuestro entorno respetó nuestro deseo de pasar los primeros días tranquilos en casa, no se si hubo alguien que se sintió ofendido y se enfado, si es así tres tareas tiene, enfadarse, desenfadarse y procurar que yo no me enfade 😉

Si te ha gustado esta entrada puedes compartirla, pero no olvides mencionar el origen.
También puedes seguirme en twitter o en facebook

Porque vamos a pasar de papillas y purés.

Alba ya ha cumplido cinco meses, suena a topicazo pero el tiempo se ha pasado volando. Ahora es un bebé que empieza a interactuar, que tiene curiosidad por las cosas que le rodean y que empieza a mostrar su personalidad. Si hacemos caso a los comentarios de la gente, es muy guapa y está muy espabilada. Ya muestra interés por la comida y aunque sigue con lactancia materna en exclusiva ya ha probado alguna que otra cosa, le hemos dejado que chupe algún gajo de mandarina o de naranja, algún chupentón a un plátano y que se meta en la boca un trozo de pan. Es pronto pero como muestra interés le hemos dejado que los pruebe, solo han sido un par de chupaditas, aunque se lleva algunas cosas a la boca aún no está del todo preparada para empezar a comer otras cosas. Llevamos semanas informándonos y hemos decidido que no vamos a dar a Alba ni purés ni papillas. Vamos a probar a darle comida normal. Lo que se conoce como baby-led weaning.

logocuadrado

No es una decisión a tontas ni a locas, hemos buscado información y estamos convencidos de que dar a nuestra hija comida normal desde el principio va a ser mejor que empezar con papillas y purés.

Las papillas comerciales están descartadas desde el principio, aunque mucha gente tiene la creencia de como son para bebes “son sanas y malas no pueden ser” tienen demasiado azúcar y la verdad no me inspiran confianza. Para botón de muestra, la lista de ingredientes de un sobre de papilla que nos dieron de muestra en una de las canastillas:

IMG-20140122-01322

De entrada son cereales con miel y la papilla es para bebes a partir de seis meses, teniendo en cuenta que la miel no está recomendada para niños menores de un año, vamos bien. Es para bebes pero ya no es buena para la edad que recomiendan.

Y si miramos bien la lista resulta que de cada 100 gramos de producto, 102 gramos son harinas… mmmm… no hay que ser una lumbreras para darse cuenta de que no cuadra, vamos a suponer que es que se han dejado una coma, de cada 100 gramos de producto 10,2 gramos son de harinas, 8,5 gramos miel que hacen un total de 18,7 gramos ¿y el resto? sales minerales, vitaminas, niacina y tiamina que no tengo ni idea de lo que es y miedito me da buscarlo en google y mierdas varias. Osea que en una papilla de cereales con miel solo un 18,7% de producto son cereales y miel, el resto mierdas varias. Quiero pensar que está mal etiquetado y que la proporción es mayor, pero si muestran tal desinterés en el etiquetado de sus productos, poca confianza inspiran, a saber si no se han olvidado algún otro ingrediente…

Esta misma marca me envió no hace mucho un sobre de papilla para bebes a partir de cuatro meses, vamos a ver, no paran de decir que leche (de teta o de bibe) en exclusiva hasta los seis meses pero ya te puedes encontrar en el mercado papillas para bebes a partir de 4 meses, eso si, sin gluten. Los ingresos mandan, la salud de los bebes es irrelevante.

Volvamos a la papilla de 8 cereales y supongamos que el etiquetado está correcto, trigo, cebada, centeno, maís, arroz, mijo, sorjo y avena. ¿De verdad mi hija necesita comer esos cereales algunos de los que cuales yo no he probado en mi vida?

No me he puesto a investigar composiciones de potitos y demás preparados para bebés, seguro que tienen componentes igual o más curiosos. Pero si hay una cosa que siempre he tenido claro es que aunque Alba se fuera a alimentar de triturados o papillas no las compraría hechas, las haría yo con ingredientes que conozca, así que nunca han sido una opción.

Es por esto que hemos decidido que nuestra hija comerá comida normal y eso incluye no triturarla. La moda de triturar la comida es relativamente nueva, no está demostrado que sea mejor para los estómagos de los bebes y no evita que los bebes se atraganten.

De momento aunque muestra interés por la comida vamos a esperar a los seis meses o por lo menos a que esté más cerca de ellos. De esta manera ella estará más preparada para comer sólidos. Ya estamos preparándonos para dar el gran salto y pasar a la alimentación complementaria y como ya sabéis que no soy de las que se quedan a medias con las cosas estoy preparando una web donde recoger toda la información sobre el BLW que encuentre, que en español hay poca cosa. Ya os iré contando 😉

Si te ha gustado esta entrada puedes compartirla, pero no olvides mencionar el origen.
También puedes seguirme en twitter o en facebook