Alimentación complementaria a demanda

A lo tonto a lo tonto, Alba cumplió siete meses el domingo pasado, es cierto que se pasan los días, semanas y meses muy rápido. Cada vez es menos bebé y ya empieza sacar carácter. Mis ilusiones de que fuera una nena tranquila y sosegada cada vez están más desvanecidas, creo que he parido una mezcla de batidora y rabo de lagartija.

Avances pues supongo que los habituales a su edad, aún no gatea pero hace amago, se desplaza reptando y con movimientos raros, aguanta bastante sentada, balbucea algunas sílabas y hasta forma alguna “palabra”, mama o papa sobretodo. Está pasando una crisis de mamitis y no le gusta perderme de vista aunque creo que ya va remitiendo. Dientes ni uno (y espero que sea así mucho tiempo!)

Seguimos con la teta como base de su alimentación y hace ya ocho semanas que estamos introduciendo sólidos en su alimentación. Ya comenté desde el principio que nuestra intención era pasar de papillas y purés y así lo hemos hecho. Alba empezó su alimentación complementaria comiendo comida “normal” y de momento estamos muy contentos.

Alba come tomate, con 6 meses.

Alba come tomate, con 6 meses.

Pensaba que sería más guarrete, tanto leer sobre el tema me tenía tan mentalizada que o bien es que Alba es una chica muy limpia o es que lo peor está aún por llegar.

De momento ha probado muchísimas cosas, lo bueno de seguir este sistema es que te olvidas de esas normas absurdas que te dicen cuando tienes que introducir los distintos tipos de alimentos, está demostrado que no es ni mejor ni peor introducir antes las frutas que los cereales, las verduras o la carne. Alba ya ha comido pan, tomate, aguacate,cebolla, tortilla de patatas, brocoli, zanahoria, sopa de fideos, espaguetis con tomate, tortilla de calabacín, pera, patata, judias verdes, manzana, plátano, fresas, pollo a la plancha, hamburguesas de ternera, pechuga de pavo, lentejas y seguro que alguna cosa más que me dejo. No son grandes cantidades, pero lo importante es que lo prueba y conoce sabores nuevos.

Hay que tener mucho cuidado y no empezar antes de tiempo, hay padres que se obsesionan con que los hijos coman y lo pasan muy mal cuando los bebes comen solo lo que necesitan, la base de la alimentación sigue siendo la lactancia (sea materna o de fórmula) de ahí el nombre de alimentación complementaria. Si sustituimos tomas por papillas y purés a mi modo de ver no se está haciendo una alimentación complementaria, se está haciendo una alimentación sustitutoria, si sustituimos una toma de leche por un puré de verduras no tiene que sorprendernos que el bebé se estanque en el peso, las verduras tienen muy pocas calorías comparándolas con la leche. Así que es normal que el peso se estanque y también es normal que el bebe tenga que comer muchísimo para conseguir las calorías que necesita, de ahí esos “campeones” que se zampan platazos de purés. A veces parece una competición, a ver si mi bebe es capaz de comer más que otros. Yo no quiero que mi hija sea la que trague más que nadie, quiero que mi hija se alimente bien y que cree una buena base alimenticia.

Con la alimentación complementaria a demanda o autoregulada por el bebé (el famoso BLW) es el bebé el que decide cuanto come y la comida siempre se ofrece después de una toma de leche, con lo que está saciado y por eso puede disfrutar de la comida sin tener la “necesidad” de llenar la pancha. Lo importante es que pruebe las cosas, decida si le gustan o no y que de paso, coma algo. Como la leche ya le aporta suficientes nutrientes no pasa nada si no quiere comer nada.

Se recomienda empezar a partir de los seis meses y cuando el niño esté preparado, y hay que hacerlo con cabeza. Yo siempre digo que hay que tener los nervios templados y confiar en las capacidades del bebe, si se está con miedo a que se atragante mejor darle las papillas y ya está (aunque un bebé también puede atragantarse con papillas). El bebé realmente aprende a gestionar la comida que se mete en la boca, aprende a masticar y a echar lo que es demasiado grande para él. De hecho hay más posibilidades de que un niño alimentado con papillas que aprende a tragar antes que a masticar se atragante cuando se le empiecen a dar “trocitos” porque solo sabe tragar lo que le meten en la boca.

Alba come naranja. Tiene 6 meses

Alba come naranja. Tiene 6 meses

Me hace mucha gracia cuando veo que hay gente que da papillas a sus hijos porque “quieren saber cuanto come”, ostras, es que saber cuanto come lo sabes igual le des una papilla o le des un trozo de zanahoria, de hecho creo que es mucho más fácil saber lo que ha comido un bebe si come comida “normal” que si la come triturada, incluso si se quisiera pesar lo que no se ha comido, es más fácil recoger tres trozos de zanahoria que escurrir papilla de un babero.

Pero en esto de la crianza es como con todo, cada uno tiene sus ideas y elige una opción, a mi siempre que me preguntan digo lo mismo, si vas a estar con miedo o mucho más importante, no te has informado bien, dale papillas, que no va a pasar nada, a la larga comerá comida normal también.

Y sobretodo, y en esto insisto mucho, INFORMACIÓN y coherencia, si quieres alimentar a tu bebe siguiendo la alimentación autoregulada infórmate bien, no le empieces a dar un día un trozo de comida y a la que veas que tiene una arcada le metas el dedo en la boca. La comida no tiene que tener cualquier tamaño, de hecho darle trocitos pequeños es mucho peor que darle trozos grandes adecuados para que pueda gestionarlos, meterle el dedo en la boca para sacarle algo es lo peor que puedes hacer, puedes conseguir el efecto contrario, meterle la comida más y conseguir que se ahogue. Si decides seguir el BLW hazlo bien, no lo hagas “porque está de moda” o al tuntún sin saber lo que haces.

Si te ha gustado esta entrada puedes compartirla, pero no olvides mencionar el origen.
También puedes seguirme en twitter o en facebook

La temida revisión de los seis meses

Pues al final no fue para tanto.

No mentimos peeeero tampoco dijimos toda la verdad 😛

Alba se portó como una campeona, le pusieron las vacunas y apenas lloró. Ha engordado 800 gr desde la ultima revisión, lo que no está nada mal. Confirmado que es menudita pero va creciendo bien.

Un par de gráficas de peso y altura, yo creo que están muy bien 🙂

Altura 6 meses peso 6 meses

 

Respecto a las pautas que nos dieron de alimentación, no nos habían dado “la hoja” porque no la dan si el bebe está con lactancia materna exclusiva. Nos dieron una hoja con las indicaciones para empezar la alimentación complementaria. No dijimos que Alba llevaba dos semanas comiendo sólidos y que no tenemos intención de darle papillas. Las indicaciones eran bastante correctas para los padres que opten por las papillas.

La verdad es que no me quejo de la pediatra que nos ha tocado, quitando alguna ligera “amenaza” de complementar con fórmula cuando Alba iba más justilla de peso, nos gusta que no esté obsesionada con el peso de la nena, ya nos ha dicho que simplemente es que es pequeñita pero nos ha confirmado que está muy bien, sanita como una manzana. Ha respetado totalmente la lactancia y en ningún momento nos recomendó darle biberones pero si que la vigiló por si acaso. Ya veremos si sigue pensando así dentro de unos meses si Alba sigue con la lactancia.

Si te ha gustado esta entrada puedes compartirla, pero no olvides mencionar el origen.
También puedes seguirme en twitter o en facebook