34 semanas. 42 días.

Otra semana más pa la saca! El tiempo está pasando muy rápido, casi sin darme cuenta ya me veo escribiendo otra entrada con una semana más de embarazo y una semana menos para conocer a Alba.

Esta semana ha sido normalita, físicamente estoy estupenda, ayer lo comentaba con Juanjo, ya ni me acuerdo de cuanto hace que no he tenido una migraña. Al principio del embarazo tuve algunas y lo pase fatal pero ahora hace meses que han desaparecido, que siga así 🙂

La barriga ya empieza a hacerse notar, al intentar agacharme noto un cuerpo duro dentro y levantarse del sofá empieza a ser complicado. Ya hace días que ando estilo pato, no intento evitarlo, al revés, voy más cómoda, me molesta menos la espalda y me siento más estable. Lo que me cuesta un mundo es subir escaleras, tengo que ir poco a poco porque me agoto. Y dar la vuelta en la cama, con lo que soy yo de dar vueltas en la cama, si no está Juanjo es fácil porque tengo toda la cama para mi, solo tengo que dar un poco de impulso y rodar como un barrilete, pero si está Juanjo el

dormir

espacio es más limitado, tengo que dar la vuelta en el mismo sitio y ahí está lo complicado, tengo que ir por partes, levanta el culo, muevelo, levanta otra vez, muevete, levanta otra vez, hasta que pillo la postura. De momento no estoy usando almohadas ni nada similar, estoy durmiendo bastante bien, hay días que me cuesta un poco conciliar el sueño, no mucho, pero duermo de un tirón.  Así que no me voy a quejar, que muchas en el tercer trimestre apenas pueden dormir.

Las mediciones del azúcar van muy bien, desde que le he pillado el punto solo he tenido dos que se han salido de los límites, una de un día que hice arroz con pollo y verduras y creo que me pasé con el arroz y otra que hacía menos de dos horas que había almorzado y diría que es normal que me diera alta. El resto bien. Estoy volviendo a comer la fruta que indica la dieta porque está claro que no era la fruta lo que hacía que los resultados salieran mal.

Y esta mañana hemos empezado con los masajes perineales, la verdad es que es un poco molesto, a ver si le pillamos el punto porque como todo habrá que practicar. La matrona nos ha insistido mucho en que van bien para evitar la episiotomía o por lo menos que sea más pequeña, así que por nosotros que no quede. Entre la crema para evitar las estrias mañana y noche, lo ejercicios para dar elasticidad y ahora los masajes perineales tengo la sensación de que no me he “cuidado” tanto en la vida. Todo sea por un parto rapidito y lo menos doloroso posible!

Este fin de semana quiero dejar ya lista la bolsa para llevar al hospital, ahora si que creo que ha llegado el momento de lavar todas las cosas de Alba y empezar a prepararse. Como ya tengo la habitación despejada ya puedo empezar a vaciar el despacho y empezar a ordenar la habitación de Alba. A ver si me cunde el fin de semana 🙂

Y eso es más o menos todo lo que ha dado de si la semana. Dentro de nada os estoy contando la semana 35…

6 thoughts on “34 semanas. 42 días.

  1. Pues sí, las semanas se van esfumando que da gusto y cuando te quieras dar cuenta estarás con la cuenta atrás de que en cualquier momento puede ser el parto!!
    Cómo te entiendo en lo de dar la vuelta en la cama, jaja, porque a mí me cuesta horrores y me siento como una ballena sin fuerza para mover mi propio cuerpo, un cuadro!!
    Los masajes perineales yo me los hago a mí misma (como buenamente puedo) y la verdad es que sí son un poco molestos, pero dicen que deben ser así, y si nos evitamos desgarros pues tenemos que hacerlos, todo sea por un parto estupendo como tú dices.

    • Pues si, todo lo que sirva para evitar partos largos o con desgarros bienvenido sea!

      De todas formas tu vas por delante! Cuando te vea a ti de parto me voy preparando yo 😉

  2. ay Eva tu casi de 35 y yo casi de 33!!! la proxima luna llena es el 21 y dicen k es cuando mas partos hay… tu cuando cumples? me identifico mucho contigo sobretodo en lo del sofa jeje ya resulta mision imposible levantarse jeje un besito

    • Pues yo lo de levantarme del sofá aún lo llevo medianamente bien, pero lo de cambiar de postura, ay! eso si que es ya un drama, cuando caigo sentada ya me quedo en la postura que caiga, porque levantar un poco el culo es imposible!!

  3. ¡Buf, lo poquito que falta ya! Espero de verdad que los masajes perineales surtan efecto y todo salga bien, me imagino que tienen que ser molestos… Me ha hecho mucha gracia lo de coger impulso y rodar a lo barrilete, ¡jajaja! Hay que ver la maña que hay que tener estando ya tan avanzada.

    Por cierto, tienes un premio en mi blog 😉

    http://mamaacuadros.blogspot.com.es/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *