Diez meses

El lunes pasado Alba cumplió diez meses. Y ya casi ha pasado una semana. ¡Esto de que el tiempo pasa rapidísimo es una verdad como una casa! La entrada de los nueve meses se ha quedado sin hacer, y la de los ocho también, creo.

En fin, que el tiempo se nos escapa, Alba gatea de lo lindo, ya casi anda sola, se pone en pie sola y apoyada en el sofá se va moviendo. Cogida de las manos corre que se las pela. Es un peligro y para variar, la casa sin acondicionar, así que tengo que estar con mil ojos. Por las mañanas la suelo dejar en una alfombra que pongo en el centro de la sala de estar, yo me siento en el sofá y la vigilo, no puedo despistarme porque como mire a otro lado ya está fuera de la alfombra y avanzando peligrosamente hacia Froi que está tranquilamente tumbado en su cama.

Foto del 11 de Junio, aquí aún hacía fresquete.

Foto del 11 de Junio, aquí aún hacía fresquete.

Encontrar zapatos de su talla y con suela ha sido misión imposible, lo más pequeño que hacen es la talla dieciocho y Alba gasta una diecisiete así que finalmente hemos comprado una dieciocho, le van un pelín grandes pero bueno, como se ajustan con velcros sujetan bien el pie. Desde que tiene zapatos “de verdad” se le nota mucho más suelta andando.

Dormir sigue durmiendo como siempre, muy bien, estas noches que hace algo de calor se despierta alguna vez porque tiene sed, le doy teta y sigue durmiendo, así que en ese aspecto seguimos igual de bien.

Ya tiene dos dientes, los dos de abajo, no le han molestado demasiado, un par de días un poco más teclosa y con más demanda de teta y poco más. Los de arriba creo que van a dar un poco más de guerra, por lo menos eso parece, a ver si salen ya.

Si la llamas por su nombre gira la cabeza, ya se reconoce, pero lo de los cinco lobitos, la tita pon un coco o las palmas palmitas dice que pa tu tía. Si le cantas te mira y se ríe pero nada más. Lo que si que hace cuando está contenta o algo le llama la atención es dar palmas, con una energía y entusiasmo tremendos. Pero como aproveches y le cantes lo de las palmas palmitas la tía automáticamente deja de dar palmas.

Con la alimentación complementaria estamos muy contentos, Alba come ya prácticamente de todo, cada mañana desayuna las fresas que recolectamos del macetohuerto que suelen ser cuatro o cinco, los papis estamos comiendo más bien pocas porque le encantan y es una gozada ver como se las come a dos manos. Así que berberechos no sé, pero fresas, pocas 😀

El pescado y la carne le gustan y se los come bastante bien, el pescado mejor, supongo que porque es más blandito pero lo que de verdad le pirran son las verduras y la fruta. Las cerezas son su último descubrimiento y no tiene fondo, deja de comerlas porque dejo de ofrecerle.

Las verduras le gustan todas, con el pisto disfruta un montón, el pimiento y el calabacín los saborea con fruición, la verdad es que da gusto verla comer. El día que hago arroz con pollo o con conejo la carne la toca poco, el arroz se lo come bien pero es ver las judías verdes y los garrofones y ya no hay nada más, le gustan mucho.

El yogur le gusta pero no le vuelve loca, no le doy mucho, normalmente le ofrezco cuando como yo y alguna cucharada cae pero puede pasar sin él perfectamente, y eso que es hecho en casa y me sale buenísimo! El pan y las tortas de cereales se las suelo ofrecer cuando salimos a pasear, le gusta mucho ir en el carrito mientras se come una torta de arroz, esta semana hemos descubierto las tortas de maíz, a ver que tal, aún no hemos empezado el paquete. Galletas come las que hago en casa, alguna galleta maría industrial ha comido pero no me gustan porque además de mucha azúcar casi todas están hechas con aceite de palma.

Lo que he descubierto es que ya no le gustan los trozos grandes ni tener mucha comida delante, ya hace semanas que hace la pinza así que lo que hago es ofrecerle la comida en trozos pequeños y poco a poco, si le pongo muchos trozos se agobia y hace barrido para despejar (para alborozo de Froi, claro, que se pone las botas) así que se los voy dando poco a poco de forma que nunca tiene más de cuatro trozos en la bandeja, cuando deja de comer y empieza a “guarrear” se que ha terminado. A no ser que vea las cerezas o fresas claro, para eso siempre hay hueco.

El agua se la ofrezco en vaso directamente, bebe hasta que no tiene sed y cuando empieza a dejar que se escape quiere decir que ya no quiere más. Para la calle llevo una botella de agua normal con un tapón con pico que venía en una de las canastillas gratuitas.

El carrito parece que ahora lo tolera más, seguimos porteando porque es cómodo pero como ahora hace más calor hay veces que salimos a pasear con el carrito, aún así dos de cada tres veces volvemos con la nena en brazos y empujando el carro vacío. Menos mal que salió bien de precio porque se va a quedar nuevo.

Si te ha gustado esta entrada puedes compartirla, pero no olvides mencionar el origen.
También puedes seguirme en twitter o en facebook

2 meses

Ayer Alba cumplió dos meses. Y lo celebramos vacunándola 🙁 pobrecita, tres pinchazos acompañados cada uno con un aullido de dolor y un ratito de llanto, la verdad es que se portó muy bien, no lloró demasiado, yo esperaba que le costaría más calmarse.

También la pesaron y tallaron, nos dijeron que va ganando peso estupendamente, ya ha llegado a los cuatro kilos! me dijo la enfermera que ya “ha entrado en curva” y parece ser que eso es muy bueno. En concreto pesó 4,150 gr y mide 54,5 cm.

Como ya sabéis que me encantan los gráficos aquí van dos, uno con el peso y otro con la altura. No soy muy amiga de percentiles y cosas así, no me gustan las comparaciones y los percentiles al fin y al cabo son eso, comparaciones con otros niños. Mi nena está creciendo bien, a su ritmo, es pequeñita pero no importa, lo importante es que es una niña vivaracha que está empezando a descubrir el mundo y que come, duerme, mea y caga con normalidad, que es lo que tiene que hacer 🙂

Altura Peso

La lactancia está más que establecida, ahora en 5-10 minutos vacía la teta, incluso me estoy sacando leche y congelándola para el futuro o por si surgiera un imprevisto que me impidiera darle teta.

Y de momento estamos disfrutando de ella todo lo que podemos, que es verdad que crece muy rápido, cada día nos sorprende con algo nuevo 🙂

 PD. Sigo teniendo pendiente la entrada donde cuento la patética forma que tiene el hospital clínico de Valladolid de tratar la lactancia, ya está prácticamente terminado, me queda ponerlo “bonito”.

Si te ha gustado esta entrada puedes compartirla, pero no olvides mencionar el origen.
También puedes seguirme en twitter o en facebook