Clases de preparación al parto

Ayer empezamos las clases de preparación al parto. Fuimos los dos, creemos que es importante que estemos preparados los dos. Eramos ocho chicas y dos parejas así que Juanjo no estaba solo.

La verdad es que salimos muy contentos, con muy buena impresión. A la matrona ya la conocíamos, claro, del resto de chicas sólo a una la conocía Juanjo, es vecina del barrio.

Empezábamos todos a la vez, así que en esta primera clase nos hemos presentado y nos ha explicado más o menos como van a ser las clases, martes y jueves una hora y pico, extendiéndose más o menos según el contenido. Y unas once o doce clases, vamos que hasta mediados de Julio tenemos clases, a ver si hay suerte y no nos perdemos ninguna!

La sala donde se imparten las clases me ha gustado mucho, era muy luminosa y espaciosa, tenía un retroproyector, una tele, pizarra y en un rincón un montón de colchonetas y pelotas que supongo que usaremos a partir de la semana que viene.

Nos ha contado que en las clases habrá una parte de teoría al principio y luego haremos preparación para el parto, ha insistido mucho en la respiración y nos ha dicho que además tendremos que practicar. Juanjo ya está pensando en comprar una colchoneta para hacer los ejercicios y yo aún no me he mentalizado a tener que hacerlos! 😀

También nos ha dicho que hablaremos de como y cuando hay que ir al hospital, de como se hace el ingreso, de las cosas que tenemos que llevar al hospital y de como cuidar al bebe cuando ya estemos en casa. También nos pondrá un par de vídeos.

Y además nos ha dicho que vamos a necesitar un muñeco! Supongo que para explicarnos como ponerlo para darle el pecho o como cambiar pañales… Nos ha dicho que ella tenía tres y que si no teníamos que no lo compráramos, también he visto que los guardaba dentro de una bañerita así que supongo que nos enseñaran a bañar a los bebés, va a ser divertido!

En resumen, pintan muy bien y espero que podamos asistir a todas las clases 🙂

Ah! y a la salida nos ha regalado esta canastilla, la verdad es que no tenía mucho, una muestra de pañales dodot y toallitas, una crema para el culete, una botella de agua y una revista. Y un montón de folletos de propaganda! Pero bueno, menos da un piedra no?

canastilla_tupeque

 

Visita al médico, again

Bueno pues ya he llegado del médico. Hoy teníamos que ir a por los resultados de los análisis del segundo trimestre, incluyendo la prueba del azúcar. El médico ha estado más parlanchín, me ha sorprendido que se acordara de nosotros, no sé, tenía la sensación de que con tantos pacientes eramos como un número pero veo que no. Juanjo dice que para la próxima visita le llevará una cajita de pastas, ya verás como así si que no nos olvida!

La nena bien, crece correctamente y todo muy bien. Me ha hecho una eco y se veía la carita, los brazos, otra vez ha dicho que es nena, ya van cuatro de cuatro, como al final tengamos pito sorpresa vamos a flipar!! 😀

A mi… yo que iba toda chula, convencida de que si no me habían llamado era porque el azúcar lo tenía bien… ja ja ja… me toca hacerme la prueba larga. Además me ha dicho que tengo alto el colesterol pero que es normal y que tengo anemia y me ha dado hierro. Vamos, un completo! Me ha dado dieta ya, por si acaso, así que nada de azúcarllorar se me han acabado los caramelos, las cañas y las pastitas de Juanjo después de comer 🙁 jopetas que rollo!

Juanjo se ha ofrecido muy caballerosamente a comerse todas las magdalenas, galletas y chocolate que hay en casa para que no me entre envidia… creo que iba ya relamiéndose.

El martes tengo la prueba de la curva larga y el otro martes otra vez cita con él para los resultados. Menos mal que es embarazo normal porque si llega a ser de alto riesgo que dicen que te hacen más controles ya me quedo a dormir en el hospital…
No sé como lo hacéis las que vais por privado y SS, yo tengo la sensación de estar de médicos todos los días!! 😀

¡Y en 15 minutos salimos para ir a nuestra primera clase de preparación al parto! Eso ya os lo cuento en otra entrada 😉

Algunas estadisticas

Soy informática, eso creo que ya lo sabéis la mayoría. Y me gustan los números y las estadísticas y los gráficos. Supongo que va un poco con el cargo.

Esto hace que no me resista a llevar “las cuentas” con una hoja de cálculo, así cada día puedo ver cuanto queda para que nazca Alba y cuanto ha pasado ya.

Lo bueno que tiene tener los datos en una hoja de cálculo es que puedes hacer gráficos, y de esta manera ver lo que llevas y lo que te queda. A día de hoy el gráfico está así:

grafico

Cuando ves el gráfico es cuando tomas conciencia de que esto ya está aquí, que ya no queda ná y que aún estas con todo manga por hombro.

Hemos pasado el ecuador del embarazo hace tiempo y el quesito rosa claro se hace más pequeño por días.

Y eso sin contar con que se puede adelantar…

Y la casa sin barrer…

¿Me estará entrando el síndrome del nido?

Dentista

Esta mañana tocaba visita al dentista de nuevo.

Como parte del protocolo del embarazo en la seguridad social se hacen un par de revisiones, en la primera me mandaron una limpieza de boca y flúor, en esta segunda visita sólo me han puesto flúor.

Son dos minutos, te ponen una especie de funda con una pasta que sabe a fresa y que no te puedes tragar.

dentista2

Te lo dejan un par de minutos y luego escupes lo que queda en la boca. Después media hora sin comer nada y listos.

De verdad que no cuesta nada y es una protección extra, que con el embarazo la saliva se vuelve más ácida y por eso hay más riesgo de caries, no cuesta nada ir y lo cubre la seguridad social.

dentista

Y ya está, ya no tengo que volver al dentista hasta el año que viene en la revisión anual, pero esa ya será una visita “normal”

 

26 semanas. Seis meses y medio

Pues si, ya han pasado 26 semanas. Esto va rapidito.

Esta semana ha sido tranquila después de la visita a urgencias me lo he tomado con calma. El lunes me volvió a doler un poco pero me tomé un paracetamol y se me pasó.

Lo que si que noto ahora es que se me empieza a cargar la espalda, me cuesta estar ya sentada delante del ordenador y ya no “encuentro postura”. Definitivamente me he traslado al sofá con el portátil porque la silla del despacho me resulta muy incómoda, en el sofá me pongo un cojín gigante en la espalda y parece que así voy tirando, ya veremos dentro de unas semanas como me tengo que poner.

La panza cada vez se nota más, ahora ya no se puede disimular 😀

Respecto a la preparación de cosas para Alba… bueno, digamos que nos lo estamos tomando con calma, aún tenemos que despejar la que va a ser nuestra habitación para poder pasarnos a ella, cambiar los muebles del despacho a la que es ahora nuestra habitación y despejar el despacho para que se convierta en la habitación de Alba. Al paso que vamos yo creo que para cuando la nena tenga 18 años habremos terminado…

Por cierto, ya sé que mi sistema para contar entradas es, digamos que poco convencional. Yo cuento meses “de embarazo” que no son lo mismo que los meses “normales”. Mis meses de embarazo son meses de cuatro semanas, teniendo en cuenta que un embarazo son 40 – 42 semanas esto hace 10 meses – 10 meses y medio de embarazo.

calendario

Hay unas tablas que indican de cuantos meses estás según las semanas, pero como todo esto lo miden de lo más raro que pueden y total Alba nacerá cuando le de la gana a ella, si alguien tiene curiosidad por saber como se miden las semanas, meses y trimestres del embarazo, que le eche un ojo esta entrada: http://condospatucos.blogspot.com.es/2013/05/calendario-del-embarazo.html que Pru lo explica estupendamente y ya que ha hecho ella la faena, no la voy a repetir yo 😛

Visita a urgencias

El sábado por la tarde me dió un dolor en el costado, bastante punzante, pensé que eran gases otra vez y que ya se pasarían, antes de irnos a dormir se me pasó.

El domingo por la mañana volvieron los pinchazos, al rato se fueron, pero ya por la tarde empecé a mosquearme, el dolor era siempre en el mismo lado. Así que llamamos a urgencias, vino una médico y una enfermera a casa y después de mirarme me derivaron al hospital, los pinchazos eran justo donde está el apéndice, así que para asegurarse de que no era nada grave, mejor me miraban allí. Fuimos con el coche, aunque nos dieron la posibilidad de ir en ambulancia, no estaba tan mal como para eso, así que no hizo falta. (Habría sido mi primer viaje en ambulancia :D)

En el hospital me atendieron muy bien, ya estábamos llegando y el dolor había remitido mucho, apenas tuve que esperar, no sé si porque los pacientes que habían ya estaban atendidos o si por ser embarazada con pinchazos en el costado te miran antes, el caso es que nada más llegar me atendió un médico, al los 10 – 15 minutos me examino otra médico muy atenta, para varias y siguiendo con mi tradición, fue entrar en el hospital y apenas me dolía…

Finalmente me hicieron unos análisis de sangre y orina. Me pusieron una vía con suero (mi primera vía, chispas) y mientras esperábamos los resultados de los análisis tanto los médicos que me habían atendido como las enfermeras pasaban cada poquito para ver como estaba, te dejan esperando en lo que llaman la sala de butacas, que es una sala con unas butacas donde estábamos todos los que no están tan graves como para ingresar pero no tan bien como para irse a casa. El dolor ya había desaparecido y la verdad me sentía un poco tonta, me entraban ganas de que me volviera solo para que vieran que de verdad eran unos pinchazos de esos que te dejan retorcida de dolor…

Finalmente vino uno de los médicos y nos dijo que había salido que tenía una infección de orina, y cuando pensábamos que ya nos mandaban para casa vino un enfermero con una silla de ruedas y me subieron a la cuarta planta que es donde está la planta de maternidad (mi primer viaje en silla de ruedas, chispas). Allí me pusieron en monitores, la verdad es que había oído hablar de eso de los monitores pero no tenía ni idea de que era. Te ponen unos sensores en la pancha sujetos con unas gomas y controlan los latidos del bebe y si hay contracciones. El resultado va saliendo en un papel, como los electros. Allí estuve sola porque a Juanjo no le dejaron entrar.

Me gusto mucho como trabaja el personal de esta planta y me dejó un poco más tranquila, al fin y al cabo será allí donde nazca mi niña y me tiene un poco inquieta como tratarán los partos allí, por lo que pude ver las enfermeras son muy amables.

Luego me atendió una ginecóloga que me hizo dos ecografías, una vaginal para ver el cuello del útero y otra “normal” para ver si todo iba bien. Me confirmó que todo estaba correcto, volvió a ver una niña (ya van tres de tres), placenta bien y liquido bien también.

Me recetó unos antibióticos, reposo moderado y paracetamol si me volvía a doler. Y por fin ya me dejaron irme a casa.

Tengo que decir que el trato de todos los médicos y enfermeros del Hospital Clínico de Valladolid,  fue estupendo, incluso cuando estaba en la planta de arriba llamaron desde abajo para preguntar por mi, cosa que la verdad se agradece, cuando entras en un sitio tan grande no te resulta extraño ser un número más y detalles así son los que demuestran que la gente que trabaja en los hospitales no están ahí solo por trabajo, sino por vocación (y más con la que les están cayendo ahora con los recortes) así que desde aquí, muchas gracias por atenderme tan bien!