38 semanas. 13 días

Pues justo ayer se cumplieron las 38 semanas. Ya estamos a 13 días de la fecha de parto, afortunadamente hemos conseguido pasar las fiestas que era uno de mis temores, ponerme de parto en medio de un encierro, con todas las calles cortadas y tener que salir para el hospital en ambulancia, que era la única escapatoria posible.

Mañana llega mi madre desde Valencia y se queda hasta que pasen unas semanas del nacimiento de Alba, de esta manera cuando nos tengamos que ir al hospital se podrá quedar con Froi, que es otra de las cosas que me preocupaban, si teníamos que salir corriendo el pobre animal se tenía que quedar solo, vale que teníamos a quien lo sacara a pasear, pero claro el pobrete se quedaba solo y luego nada más llegar encima tener a un bebe lloroso que es algo nuevo para él. Al quedarse con mi madre el pobrete estará acompañado y la vuelta a casa con Alba espero que sea menos “traumatica”.

La semana de momento bien, creo que Alba se está encajando, no sé si de culo o de cabeza pero yo noto ya el peso en los bajos, también tengo calambres por la zona y contracciones de momento de las que no son dolorosas, pero se me pone la tripa dura dura, supongo que me estoy preparando para el parto. También he notado que está más activa, lleva todo el embarazo con movimientos muy suaves y patadas más bien pocas, pero esa semana si me ha dado algún que otro patadón, nada exagerado pero se ha notado más.

bebe_pequeño

Mañana tengo la primera sesión de monitores, en el papel que me dieron para la cita viene indicado algo que no soy capaz de descifrar, algo así como MISVE+ Doppler así que me imagino que además de monitores me harán una ecografía o algo para saber si Alba se ha dado ya la vuelta o no.

Además como factores de riesgo pone “CIR I ( crecimiento intrauterino retardado)” normal teniendo en cuenta que no había ganado peso y “diabetes gestacional con buen control de dieta” (menos mal!)

Afortunadamente aunque Alba no ha engordado lo que debería y está en un percentil bajito, la medico nos dijo que la placenta y el líquido estaban bien y que el doppler estaba bien, que parece ser que es lo importante.

Así que hasta mañana que no sabremos si se ha dado la vuelta o no, no sabremos si Alba nacerá por cesárea programada o de parto natural, yo por si acaso estoy mentalizada a cualquier posibilidad.

37 semanas. 21 días.

37 semanas, ya se considera embarazo a término, 21 días, tres semanas y salgo de cuentas, madre mía que ya está aquí! y puede que antes… Así está el gráfico a día de hoy, el quesito se hace cada vez más pequeño!

graficoVI

El lunes tuvimos revisión, el azúcar bien, me felicitaron y todo, pero Alba sigue de culo y en estas dos semanas no ha ganado nada de peso, es más, ha perdido peso. Vale que los pesos son aproximados y que puede haber una variación de medio kilo, pero el lunes pesaba 2,030 gramos y está en percentil 3.

No me preocupa porque la médico no le dio mucha importancia, dijo que no todos somos iguales y además nos dijo que la placenta y el líquido están bien y el doppler también.

Como Alba sigue de culo y a las fechas que estamos hay pocas posibilidades de que se gire nos dijo que en estos casos se programa cesárea sobre la semana 39, así que o esta niña espabila o nacerá por cesárea programada, que no es que me entusiasme la idea pero bueno.

Tenemos cita para monitores para el día 19, justo después de fiestas y justo el día que llega mi madre. Y cita de nuevo con el médico para el día 29, no habían fechas libres antes, no sé como va a ser porque para ese día yo ya estaré de 39+ 5 si tienen que programar la cesárea para la semana 39 muy justo lo veo, pero bueno, como antes iré a monitores ya lo comentaré.

Por lo demás la semana bien, un poco movidita porque hemos tenido la visita de la tita Viqui y aunque no es que hayamos hecho mucho que una ya casi no puede moverse hemos charlado y lo hemos pasado bien, tengo pendiente una entrada con las cosas chulas que le ha regalado a Alba 😉

Yo de momento estoy haciendo todo lo que está en mi mano para facilitar que Alba se de la vuelta, estar a cuatro patas, poner una linterna en la parte baja de la pancha para que vaya hacia la luz, ponerme cosas frías en la parte de arriba para que este incómoda y “huya”, poner sonidos en la parte baja y hacer que el papi le hable desde abajo a ver si se anima, que no se diga que no se intenta.

También sigo con los ejercicios que nos enseñó la matrona, con los masajes perineales y he empezado con la homeopatía para preparar el parto, que igual luego no sirve para nada porque si la señorita no se da la vuelta va a dar igual que tenga el perineo elástico o no, pero bueno, yo por si acaso no lo dejo.

Ya hemos dejado el baño preparado para poder meter la bañera, finalmente hemos quitado el bidet y hemos cambiado de sitio las estanterías para poder meterla, pero así es mucho más cómodo. Queda por despejar la que será la habitación de Alba, pero no hay prisa, hasta que la ocupe pueden pasar muchos meses, años incluso, así que hay tiempo.

Ya estamos en la cuenta atrás!

36 semanas. 28 días.

Ya estamos de nuevo cumpliendo semanas. Como ya os he contado, se me pasan volando, no me doy cuenta y ya es sábado otra vez. Dentro de nada estamos “en capilla”.

La semana la verdad es que muy bien. Quitando algún dolorcillo de espalda que supongo que es normal, no me puedo quejar. Eso si, ahora si que noto que no me muevo “normal”. Agacharme ya empieza a ser complicado, bueno, más que agacharme, levantarme luego, porque agacharme, me agacho, pero ay luego levantarme! eso ya es más complicado!

Para levantarme del sofá empiezo a necesitar ayuda y ahora me canso mucho más caminando, no aguanto mucho más de 15 – 20 minutos y llego a casa que parece que venga de correr la maratón. Afortunadamente el calor se va aguantando bien y por las noches sigo durmiendo a pierna suelta y sin ayuda de almohadas ni nada.

Las mediciones del azúcar también me están saliendo bastante bien, claro que llevo la dieta a rajatabla y no me la salto para nada, se tendrá que notar.

Ya hemos dejado el coche lleno de gasolina, aspirado (ahora habrá que evitar llevar a Froi en él) y hemos puesto los asientos de atrás en la furgo. Hemos probado a poner el huevin y ya le hemos pillado el truco, en la furgo va mucho más

pancha

holgado evidentemente, en el coche entra justito.

Cada vez quedan menos cosas que preparar, ahora mismo podría llegar Alba que ya lo tenemos prácticamente todo listo.

Esta semana empezaré a tomar bolitas de homeopatía que en teoría sirven para ayudar a la dilatación y de momento parece que le hemos pillado el truco a los masajes perineales, al principio eran bastante más molestos, digo yo que algo estarán haciendo. Todo lo que sea por facilitar el parto, que no se diga!

El lunes toca extracción de sangre, exudado y visita al médico, a ver si Alba se ha dado la vuelta ya! Yo no he notado nada, dicen que muchas mujeres notan cuando el bebe se dá la vuelta, me da la sensación de que sigue de nalgas, aún tiene tiempo para darse la vuelta pero que no se duerma en los laureles!

Y eso es todo, la semana que viene ya se considerará embarazo a término, eso quiere decir que puede nacer en cualquier momento 🙂

35 semanas. 35 días. Percentiles, PEG y estirones

Otra semana más, y que rápido están pasando. Será porque ando liada intentando terminar un trabajo pendiente, pero se están pasando las semanas que da gusto.

Esta semana hemos tenido visita de control. Los resultados de las mediciones del azúcar, muy bien, me han dicho que siga así pero que coma más en el desayuno, así que en ello estamos. Ahora puedo medirme menos veces, a mi criterio, de momento me estoy midiendo los desayunos a ver si se nota que como más y luego alguna comida o cena ocasional, sobretodo me mido si incorporo alguna cosa nueva, para saber si la como en la proporción adecuada o no.

Respecto a Alba estas dos últimas semanas ha pegado un buen estirón y ha engordado casi 600 gr. Está en un percentil 23 y en la semana 34+4 pesaba 2.122 gr. Teniendo en cuenta que dos semanas antes, en la semana 32+3 pesaba 1.558 y tenía un percentil 4 y dos anteriores pesaba 1.286 y tenía un percentil 6, el crecimiento ha sido considerable. En dos semanas más tenemos visita de nuevo y me hacen los últimos análisis (espero).

En la cartilla del embarazo entre otras cosas habían anotado unas siglas un poco misteriosas: PEG. Cada vez que lo veía pensaba, tengo que buscar en Internet a ver que significa, pero no le daba mayor importancia, si los médicos dicen que esta todo bien, pues yo me fío. En esta última revisión ya no estaba anotado así que finalmente lo busque, quiere decir “peso inferior a la edad gestacional”, vamos que el bebe es más pequeño de lo que en principio tendría que ser. Se considera PEG cuando hay un percentil menor de 10. Alba ya no es “PEG” porque ya tiene un percentil 23. No necesariamente tiene que indicar un problema. Simplemente es un bebe pequeño.

Y que es eso de los percentiles os preguntareis algunos, pues simplemente una estadística. Si se cogen a 100 niños y se ordenan por peso o altura el percentil indica que posición tiene el niño, es decir un percentil de 75 quiere decir que hay 25 niños más altos o con más peso y 74 más bajos o con menos peso. Hay quien se lo toma como una competición y quiere que su niño tenga cuanto más percentil, mejor, a mi la verdad es que me la repanchufla, sobretodo ahora que aún no ha nacido, si los médicos me dicen que está bien, pues está bien, y si pesa menos pues pesa menos, no me voy a obsesionar con el peso, además puestos a parir, mejor un bebe de peso justito que un panquemao de cuatro kilos y medio. Si Alba sale a sus padres será bajita, por lo menos hasta que pegue el estirón y si sale a su padre será delgada. Y si hay 78 niños con más peso que ella o los que sean más altos, me da lo mismo. Lo importante es que tenga un crecimiento constante y que esté sana.

Por otro lado parece que vamos adelantando algo en los preparativos. A Juanjo le entro una especie de ataque de síndrome del nido y ya hemos dejado lista la maleta para cuando tengamos que salir para el hospital, ahí está en un rincón de la habitación

Maleta

Ya está lista la cuna, de momento contra la pared, luego irá pegada a la camaCuna09

Y la ropita y cosas de Alba ya están lavadas y colocadas en su mayoría, aún quedan bastantes cajones vacíos que se irán llenando poco a poco.

Comoda_01

Comoda_02

Ya queda menos!!

34 semanas. 42 días.

Otra semana más pa la saca! El tiempo está pasando muy rápido, casi sin darme cuenta ya me veo escribiendo otra entrada con una semana más de embarazo y una semana menos para conocer a Alba.

Esta semana ha sido normalita, físicamente estoy estupenda, ayer lo comentaba con Juanjo, ya ni me acuerdo de cuanto hace que no he tenido una migraña. Al principio del embarazo tuve algunas y lo pase fatal pero ahora hace meses que han desaparecido, que siga así 🙂

La barriga ya empieza a hacerse notar, al intentar agacharme noto un cuerpo duro dentro y levantarse del sofá empieza a ser complicado. Ya hace días que ando estilo pato, no intento evitarlo, al revés, voy más cómoda, me molesta menos la espalda y me siento más estable. Lo que me cuesta un mundo es subir escaleras, tengo que ir poco a poco porque me agoto. Y dar la vuelta en la cama, con lo que soy yo de dar vueltas en la cama, si no está Juanjo es fácil porque tengo toda la cama para mi, solo tengo que dar un poco de impulso y rodar como un barrilete, pero si está Juanjo el

dormir

espacio es más limitado, tengo que dar la vuelta en el mismo sitio y ahí está lo complicado, tengo que ir por partes, levanta el culo, muevelo, levanta otra vez, muevete, levanta otra vez, hasta que pillo la postura. De momento no estoy usando almohadas ni nada similar, estoy durmiendo bastante bien, hay días que me cuesta un poco conciliar el sueño, no mucho, pero duermo de un tirón.  Así que no me voy a quejar, que muchas en el tercer trimestre apenas pueden dormir.

Las mediciones del azúcar van muy bien, desde que le he pillado el punto solo he tenido dos que se han salido de los límites, una de un día que hice arroz con pollo y verduras y creo que me pasé con el arroz y otra que hacía menos de dos horas que había almorzado y diría que es normal que me diera alta. El resto bien. Estoy volviendo a comer la fruta que indica la dieta porque está claro que no era la fruta lo que hacía que los resultados salieran mal.

Y esta mañana hemos empezado con los masajes perineales, la verdad es que es un poco molesto, a ver si le pillamos el punto porque como todo habrá que practicar. La matrona nos ha insistido mucho en que van bien para evitar la episiotomía o por lo menos que sea más pequeña, así que por nosotros que no quede. Entre la crema para evitar las estrias mañana y noche, lo ejercicios para dar elasticidad y ahora los masajes perineales tengo la sensación de que no me he “cuidado” tanto en la vida. Todo sea por un parto rapidito y lo menos doloroso posible!

Este fin de semana quiero dejar ya lista la bolsa para llevar al hospital, ahora si que creo que ha llegado el momento de lavar todas las cosas de Alba y empezar a prepararse. Como ya tengo la habitación despejada ya puedo empezar a vaciar el despacho y empezar a ordenar la habitación de Alba. A ver si me cunde el fin de semana 🙂

Y eso es más o menos todo lo que ha dado de si la semana. Dentro de nada os estoy contando la semana 35…