Definitivamente, somos bichos raros.

Desde que soy madre leo muchos blogs “de madres” (y “de padres” aunque de estos hay menos), es muy interesante porque aprendes de las experiencias ajenas y eso me gusta mucho. Leer experiencias de otros padres es a mi parecer una de las mejores formas de aprender como enfrentarte al día a día con tu hijo.

bicho raroHay una cosa que me llama la atención, siempre, antes o después en la mayoría de blogs me  encuentro con la típica entrada de queja sobre lo critica que es la gente con temas de crianza.

Muchas madres (y padres) se quejan (y con razón) de la intromisión de la gente de su entorno en la crianza de sus hijos, si dan lactancia prolongada, les critican, les dicen que su leche no sirve, que el niño pasa hambre, si portean les miran raro por la calle y les dicen que lo están malcriando, si optan por alimentar a sus hijos sin papillas ni purés (blw) a las abuelas les da un pasmo y todos opinan que el niño no está bien alimentado, si colechan la familia y la gente de alrededor se escandaliza y opinan que el niño se quedará durmiendo con ellos hasta los 20 años, si optan por un estilo de crianza respetuoso y con apego, resulta que están consintiendo al niño y se les va a subir a la chepa, los pediatras, enfermeros, el vecino, el carnicero, todo el mundo se cree con derecho a opinar y a criticar la forma de crianza que eligen.

No digo que no sea cierto, evidentemente lo es, peeeero cada vez que leo estas entradas tengo más la sensación de que somos unos bichos raros.

bicho raro IIAlba sigue con lactancia, tiene nueve meses y medio, nunca nos han puesto pegas, si he tenido que dar el pecho, lo doy y nadie nos ha puesto malas caras, más bien al revés, todo facilidades, si surge en la conversación que Alba sigue con pecho los comentarios siempre han sido del tipo “muy bien, eso es lo mejor que podéis hacer”.

Cuando vamos por la calle con Alba en la mochila, generalmente la suele llevar Juanjo, los comentarios son “que bien va ahí la nena”, “mira que a gusto está”, “que cómodo es eso no?”. Hasta desconocidos por la calle nos lo han dicho, pero nadie nos ha dicho que si porteamos se acostumbrará a los brazos ni nada por el estilo.

Si comentamos que Alba duerme con nosotros nadie dice nada, ni que bien, ni que mal, aún nadie nos ha dicho esto tan típico de “no querrá salir nunca de vuestra cama”.

empoderadaY con la “última modernez”, el BLW, está pasando lo mismo, cuando explicamos que Alba no come purés ni papillas, las respuestas suelen ser del estilo “muy bien, así se acostumbra a comer de todo”, como mucho un “y no se atraganta?” y cuando les dices que no, pues les parece estupendo, que mejor así y “menos tonterías ni chorradas”. De momento a nadie le ha parecido mal, hasta a la enfermera del centro de salud, que tenía yo mis dudas.

No sé si es la actitud que tenemos nosotros o si es que al tener ya cierta edad la gente se corta más, supongo que no es lo mismo encararse con una chica de 25 años que con una mujer de 44 años, o quizás es que estamos tan empoderados con el tema que no se atreven, pero de momento aún no nos ha “criticado” nadie. Por lo menos a la cara, igual a nuestras espaldas nos ponen verdes, quien sabe.

Que nadie critique ni opine lo que no le importa tendría que ser lo normal, pero parece ser que no lo es, una pena. Nadie tendría que creerse con el derecho de cuestionar la forma de crianza de los demás, sea familia, personal sanitario, conocido o vecino.

Si te ha gustado esta entrada puedes compartirla, pero no olvides mencionar el origen.
También puedes seguirme en twitter o en facebook

6 thoughts on “Definitivamente, somos bichos raros.

  1. A mí me suelen hacer comentarios como los tuyos, la verdad es que la gente no critica mucho, jaja, así que no me puedo quejar. Lo que encanta a todo el mundo es lo de la mochila!! (Y para mí es la mejor inversión que hemos hecho para la cachorrina!!).

  2. A mí los comentarios suelen enfadarme al principio, porque sí que noto que la gente es de opinar fácil…pero ¿qué hacemos? pasar de todos!! jajaja. Creo que es lo mejor. ¿Lactancia?: sí, hasta que nos cansemos o ella o yo; ¿Colecho?: si ella está a gusto, no llora y además nos deja dormir más que si la dejamos en la cuna, ¿por qué no?; ¿Mochilita en lugar de carro?: claaaaro! vivimos en un cuarto sin ascensor así que más que hippismo o modernez, para mí es necesario. Y el que no lo entienda, allá él o ella.

    • ahí le has dado! lo que hay que hacer es ir a nuestro aire, hacer lo que consideremos conveniente y al que no le guste, que no mire.

  3. Que suerte tenéis!! aunque al final el blw les parezca medio bien, lo primero es quejarse. Con la lactancia, ya me han dicho varias veces que cuando le daré leche… a lo que contesto que ya está tomando!
    Lo peor… casi todas las quejas/críticas, de la abuela, mi madre. que ganas de llevar la contraria.
    Lo que te digo, afortunada eres que nadie te juzga! besos!

    • Lo se! se que no es lo habitual, supongo que también hace el tener ya una edad, ves las cosas de otra forma y ya no te importa imponer tu criterio y pasar de lo que te dicen, algo bueno tiene que tener ser madre “añosa” no? 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *