Porque vamos a pasar de papillas y purés.

Alba ya ha cumplido cinco meses, suena a topicazo pero el tiempo se ha pasado volando. Ahora es un bebé que empieza a interactuar, que tiene curiosidad por las cosas que le rodean y que empieza a mostrar su personalidad. Si hacemos caso a los comentarios de la gente, es muy guapa y está muy espabilada. Ya muestra interés por la comida y aunque sigue con lactancia materna en exclusiva ya ha probado alguna que otra cosa, le hemos dejado que chupe algún gajo de mandarina o de naranja, algún chupentón a un plátano y que se meta en la boca un trozo de pan. Es pronto pero como muestra interés le hemos dejado que los pruebe, solo han sido un par de chupaditas, aunque se lleva algunas cosas a la boca aún no está del todo preparada para empezar a comer otras cosas. Llevamos semanas informándonos y hemos decidido que no vamos a dar a Alba ni purés ni papillas. Vamos a probar a darle comida normal. Lo que se conoce como baby-led weaning.

logocuadrado

No es una decisión a tontas ni a locas, hemos buscado información y estamos convencidos de que dar a nuestra hija comida normal desde el principio va a ser mejor que empezar con papillas y purés.

Las papillas comerciales están descartadas desde el principio, aunque mucha gente tiene la creencia de como son para bebes “son sanas y malas no pueden ser” tienen demasiado azúcar y la verdad no me inspiran confianza. Para botón de muestra, la lista de ingredientes de un sobre de papilla que nos dieron de muestra en una de las canastillas:

IMG-20140122-01322

De entrada son cereales con miel y la papilla es para bebes a partir de seis meses, teniendo en cuenta que la miel no está recomendada para niños menores de un año, vamos bien. Es para bebes pero ya no es buena para la edad que recomiendan.

Y si miramos bien la lista resulta que de cada 100 gramos de producto, 102 gramos son harinas… mmmm… no hay que ser una lumbreras para darse cuenta de que no cuadra, vamos a suponer que es que se han dejado una coma, de cada 100 gramos de producto 10,2 gramos son de harinas, 8,5 gramos miel que hacen un total de 18,7 gramos ¿y el resto? sales minerales, vitaminas, niacina y tiamina que no tengo ni idea de lo que es y miedito me da buscarlo en google y mierdas varias. Osea que en una papilla de cereales con miel solo un 18,7% de producto son cereales y miel, el resto mierdas varias. Quiero pensar que está mal etiquetado y que la proporción es mayor, pero si muestran tal desinterés en el etiquetado de sus productos, poca confianza inspiran, a saber si no se han olvidado algún otro ingrediente…

Esta misma marca me envió no hace mucho un sobre de papilla para bebes a partir de cuatro meses, vamos a ver, no paran de decir que leche (de teta o de bibe) en exclusiva hasta los seis meses pero ya te puedes encontrar en el mercado papillas para bebes a partir de 4 meses, eso si, sin gluten. Los ingresos mandan, la salud de los bebes es irrelevante.

Volvamos a la papilla de 8 cereales y supongamos que el etiquetado está correcto, trigo, cebada, centeno, maís, arroz, mijo, sorjo y avena. ¿De verdad mi hija necesita comer esos cereales algunos de los que cuales yo no he probado en mi vida?

No me he puesto a investigar composiciones de potitos y demás preparados para bebés, seguro que tienen componentes igual o más curiosos. Pero si hay una cosa que siempre he tenido claro es que aunque Alba se fuera a alimentar de triturados o papillas no las compraría hechas, las haría yo con ingredientes que conozca, así que nunca han sido una opción.

Es por esto que hemos decidido que nuestra hija comerá comida normal y eso incluye no triturarla. La moda de triturar la comida es relativamente nueva, no está demostrado que sea mejor para los estómagos de los bebes y no evita que los bebes se atraganten.

De momento aunque muestra interés por la comida vamos a esperar a los seis meses o por lo menos a que esté más cerca de ellos. De esta manera ella estará más preparada para comer sólidos. Ya estamos preparándonos para dar el gran salto y pasar a la alimentación complementaria y como ya sabéis que no soy de las que se quedan a medias con las cosas estoy preparando una web donde recoger toda la información sobre el BLW que encuentre, que en español hay poca cosa. Ya os iré contando 😉

Si te ha gustado esta entrada puedes compartirla, pero no olvides mencionar el origen.
También puedes seguirme en twitter o en facebook

12 thoughts on “Porque vamos a pasar de papillas y purés.

  1. Miedo me dan los ingredientes de las comidas preparadas! Hoy x hoy no me fio ni de mi sombra….
    Soy fan de la comida hecha en casa, lo unico que me preocupa es que si pasas de los pures y aun no tiene todos los dientes, no se yo….pero como tengo claro que si lo deciden asi es xq lo tienen mas q estudiado…me quedo a la expectativa, a ver q tal la experiencia.
    Besos.
    P.D.:eso va a ser q la torturamos olindo y no dejandole comer todo aquello tan sabroso!!!mmm….

    • Claro!! pobrecita con aquel helado tan rico y ella sin poder catarlo!! Si es que somos malooos! jejejeje

      Te aseguro que lo tenemos más que estudiado, ya te iré informando de los progresos 😉

  2. Hola Eva!!
    Yo le he dado papillas, pero de casa, la tipica de verduras con pollo , o solo verduras, o con ternera, de frutas etc.. le encantaban!!! pero lo de las papillas de polvos ya se sabe… los polvos solo son buenos en la cama!!

    • Ahí le has dado Raulete!! Hay que echarse a los buenos polvos y dejar de lado los demás 😉

      Estamos llegando a un punto en que nos meten tantas mierdas en la comida que lo mejor es prepararla en casa, sean sólidos o triturados, que las dos opciones son válidas.

  3. En mi caso, estando embarazada de 20 semanas, también quedaron descartadas las papillas comerciales en el minuto 1. Falta decidir cómo seguiremos con la alimentación complementaria cuando la nena llegue a los 6 meses…
    Espero que vaya genial con Alba y que nos cuentes cómo resulta vuestra alternativa! 🙂

    • Aún tienes tiempo para decidir, sea lo que sea que decidas, será una buena decisión, yo te recomiendo que te informes bien y que sigas tu instinto.

      Iré publicando los avances de Alba, así que puedes ir viendo si funciona el sistema o no 😉

  4. Uyuyuy, que aquí has abierto la caja de Pandora, Eva. Me he puesto a mirar todas las muestras de papillas que tenemos por casa, y si bien es verdad que las de sin gluten llevan menos porquerías, resulta que todas llevan el aroma de vainilla amén de otras muchas cosas que no sé por qué están ahí…
    Lo de los 102 gr por cada 100gr igual sí que está bien, pero no sé por dónde se reduce. Por ejemplo, en las mermeladas siempre hay muchos más gramos de fruta, ¡pero ahí es porque pierde muchísima agua! Aquí no sé qué perderá en tanto procesado…
    Un besito

  5. Hola Eva, te leo siempre, me encanta tu blog y me siento muy identificada contigo. Mi hija nació también por cesárea programada por nalgas y del peso van igualitas. No te puedes imaginar la presión que tengo de mi entorno para que deje la teta, porque según todo el mundo, no le está alimentando. Como en el hospital tomó biberón porque tardó muchísimo en subirme la leche, la pediatra me dijo que le mantuviera una toma para prevenir intolerancias en el futuro, y aunque a la niña no le hace no pizca de gracia, (y a mí menos) le doy algo de fórmula. Y la pediatra me tiene frita! Me tiene todas las semanas en la consulta para comprobar el peso! Así que no te qiejes de la tuya! En fin, no creo que me anime con el baby led weaning, pero sí que tengo esperanzas de que engorde algo más cuando empiece a comer otra cosa que no sea leche!! Qué tal sigue Alba con el peso? Un saludo!

    • Jo, cuanto lo siento 🙁 yo tengo mucha suerte por lo que veo, en mi entorno es justo al contrario, cuanto más tiempo de teta mejor.

      Yo te diría que si a la niña no le gusta la fórmula, se la dejes de dar, la “prevención a la intolerancia” a estas alturas ya está hecha, si no es intolerante ahora no lo va a ser más mayor que tendrá el aparato digestivo más maduro.
      Respecto al apoyo familiar es jodido si no se tiene, siempre puedes intentar plantarte y dejar claro que tu sabes lo que es mejor para tu hija.

      Con la pediatra a mi forma de ver tienes dos opciones, o llevarla cada semana y pasar olímpicamente de lo que te diga o simplemente no llevarla cada semana y si te dijera algo (que lo dudo) con decirle que la niña está bien y que si no está enferma no le vas a hacer perder el tiempo, arreglado.

      Piensa que la pediatra puede orientarte pero siempre la última palabra la tienes.

      Respecto a lo que de que engorde piensa que cuando empiece a comer otra cosa que no sea leche seguramente comerá cosas menos calóricas que la leche, la fruta y verdura es lo que comemos cuando estamos a dieta y no alimentan ni engordan tanto como la leche (de teta o de bibe, da igual) así que no te hagas muchas ilusiones, de todas formas para que quieres que engorde? con que sea una niña sana y feliz no es suficiente? A mi personalmente me gusta más que sea una nena delgadita pero sana que un cerdito cebado como veo algunos que no se pueden ni mover de gordos que están.

      Lo del BLW es una opción, hagas lo que hagas seguro que es la opción adecuada, si vas a estar sufriendo mejor que pases a las papillas y purés, que no te preocupes, comer comerá de todo y masticar masticará igualmente, así que sigue tu instinto que seguro que es lo mejor que puedes hacer, recuerda que nadie sabe mejor que tu lo que necesita tu nena.

    • Ay que me lo dejaba, con el peso supongo que sigue bien, como hasta los seis meses no le toca revisión, no la vamos a pesar hasta entonces, podía haberla llevado a los cinco meses solo a pesarla, pero como no era “obligatorio” pasamos.

      La nena está estupenda, crece porque los pijamas se le van quedando cortos y tiene sus rolletes en los muslos y sus mofletillos de bebe así que el peso no me preocupa en absoluto, si todo va bien hasta el día 28 de febrero que le toca la revisión no sabremos lo que pesa 😛

  6. Muchas gracias por tu comentario. La verdad es que la niña es muy risueña y espabilada, es canijilla y punto! Pero si que es verdad que en ciertos momentos me agobio, serán las dudas de primeriza 🙂 Un abrazo para vosotros y un achuchón para Alba.

    • Pues no te agobies, si la nena está bien se nota. Alba también es pequeñufa, tiene que haber de todo! altos, bajos, gordos y flacos, nuestras nenas son pequeñitas, que mas da!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *