Visita a urgencias

El sábado por la tarde me dió un dolor en el costado, bastante punzante, pensé que eran gases otra vez y que ya se pasarían, antes de irnos a dormir se me pasó.

El domingo por la mañana volvieron los pinchazos, al rato se fueron, pero ya por la tarde empecé a mosquearme, el dolor era siempre en el mismo lado. Así que llamamos a urgencias, vino una médico y una enfermera a casa y después de mirarme me derivaron al hospital, los pinchazos eran justo donde está el apéndice, así que para asegurarse de que no era nada grave, mejor me miraban allí. Fuimos con el coche, aunque nos dieron la posibilidad de ir en ambulancia, no estaba tan mal como para eso, así que no hizo falta. (Habría sido mi primer viaje en ambulancia :D)

En el hospital me atendieron muy bien, ya estábamos llegando y el dolor había remitido mucho, apenas tuve que esperar, no sé si porque los pacientes que habían ya estaban atendidos o si por ser embarazada con pinchazos en el costado te miran antes, el caso es que nada más llegar me atendió un médico, al los 10 – 15 minutos me examino otra médico muy atenta, para varias y siguiendo con mi tradición, fue entrar en el hospital y apenas me dolía…

Finalmente me hicieron unos análisis de sangre y orina. Me pusieron una vía con suero (mi primera vía, chispas) y mientras esperábamos los resultados de los análisis tanto los médicos que me habían atendido como las enfermeras pasaban cada poquito para ver como estaba, te dejan esperando en lo que llaman la sala de butacas, que es una sala con unas butacas donde estábamos todos los que no están tan graves como para ingresar pero no tan bien como para irse a casa. El dolor ya había desaparecido y la verdad me sentía un poco tonta, me entraban ganas de que me volviera solo para que vieran que de verdad eran unos pinchazos de esos que te dejan retorcida de dolor…

Finalmente vino uno de los médicos y nos dijo que había salido que tenía una infección de orina, y cuando pensábamos que ya nos mandaban para casa vino un enfermero con una silla de ruedas y me subieron a la cuarta planta que es donde está la planta de maternidad (mi primer viaje en silla de ruedas, chispas). Allí me pusieron en monitores, la verdad es que había oído hablar de eso de los monitores pero no tenía ni idea de que era. Te ponen unos sensores en la pancha sujetos con unas gomas y controlan los latidos del bebe y si hay contracciones. El resultado va saliendo en un papel, como los electros. Allí estuve sola porque a Juanjo no le dejaron entrar.

Me gusto mucho como trabaja el personal de esta planta y me dejó un poco más tranquila, al fin y al cabo será allí donde nazca mi niña y me tiene un poco inquieta como tratarán los partos allí, por lo que pude ver las enfermeras son muy amables.

Luego me atendió una ginecóloga que me hizo dos ecografías, una vaginal para ver el cuello del útero y otra “normal” para ver si todo iba bien. Me confirmó que todo estaba correcto, volvió a ver una niña (ya van tres de tres), placenta bien y liquido bien también.

Me recetó unos antibióticos, reposo moderado y paracetamol si me volvía a doler. Y por fin ya me dejaron irme a casa.

Tengo que decir que el trato de todos los médicos y enfermeros del Hospital Clínico de Valladolid,  fue estupendo, incluso cuando estaba en la planta de arriba llamaron desde abajo para preguntar por mi, cosa que la verdad se agradece, cuando entras en un sitio tan grande no te resulta extraño ser un número más y detalles así son los que demuestran que la gente que trabaja en los hospitales no están ahí solo por trabajo, sino por vocación (y más con la que les están cayendo ahora con los recortes) así que desde aquí, muchas gracias por atenderme tan bien!

4 thoughts on “Visita a urgencias

  1. Anda!! Pues vaya susto que te debiste llevar, pero bueno, por lo menos no era nada, que las infecciones de orina son muy habituales estando embarazada y con antibiótico se van en seguida. Cuídate y mejórate!! Por otro lado, con lo bien que te atendieron se confirma mi teoría de que la gente se esfuerza más con las embarazadas,, se ve que gusta mucho eso de que venga un bebé en camino, jejeje, y la verdad es que es de agradecer. Además ahora ya pudiste ver más o menos cómo trabajan allí y si te hicieron sentir a gusto, eso será súper importante cuando vayas a dar a luz. Yo de momento, de infecciones nada, pero de dolores, ya unos cuantos, jaja…

    • Pues no sé si se esfuerzan más o que, yo estaba convencida de que eran gases 😀

      Al resto de gente que había esperando también parecía que los trataban muy bien, vamos que también pasaban a cada poco a ver como estaban y eran igual de amables.

      Y si, me gusto mucho ver como trabajan en la zona de partos, teniendo en cuenta que no en mucho estaré por allí la verdad es que me tranquilizó bastante.

  2. Positivo entonces, mas alla de la infeccion; la tranquilidad de haber sido tan bien atendida es impagable, y mas , de cara al parto.
    Me alegro muchisimo que no haya sido mas que eso, aunque eso si, a cuidarse mucho!!!
    Que te mejores pronto.
    Besitos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *